LOGO INSTITUCIONAL
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
EN ES

De los “panes púchica” al Premio Nacional de Juventud 2019

Aunque el dicho popular dice «la tercera es la vencida» que no fue hasta el cuarto intento que Marvin Palacios logró el fin deseado y así se cumplió, al convertirse en el ganador del Premio Nacional de Juventud (PNJ) en la categoría de Labor Social, el pasado 19 de diciembre de 2019.

El joven presidente de la Asociación Juvenil Los Changos, cuenta que en tres ocasiones intentó participar en el galardón que entrega el gobierno salvadoreño, a través del Instituto Nacional de la Juventud (INJUVE), pero fue hasta el 2019 que logró, junto con su organización, ser premiado por el trabajo social que impulsa en las comunidades de San Salvador.

Según Marvin Palacios lo que comenzó como un “juego con cuatro amigos en la iglesia” en noviembre de 2014, se convirtió en una forma de ayudar a los más necesitados.

Es así, como nace la asociación que bautizaron como Los Changos. Adoptaron ese nombre peculiar, luego que las personas identificaran a los cinco amigos con ese apodo, ya que la palabra la empleaban de forma coloquial entre ellos.

En el inicio de esa labor social, los cinco Changos fundadores se “rebuscaban” para obtener fondos que les permitiera realizar esa noble causa.

En la actualidad Marvin Palacios junto a los 37 integrantes de Los Changos desarrolla actividades sociales para la prevención de la violencia como: Fiestas infantiles, entrega de ropa y reparten los famosos “panes púchica acompañados de café, en el centro de la capital.

Al haber obtenido el premio, el joven de 28 años de edad, cuenta que logró impulsar y sostener la organización juvenil, gracias al cheque de $4,866.72 dólares que también recibió con el galardón.

Cuando fue notificado que era finalista del PNJ la alegría se apoderó de todos Los Changos, porque “la idea nuestra no es darnos a conocer, sino que ayudar a contribuir, a que el país sea más justo” y agregó que “personalmente me llenó de gozo, porque hemos venido trabajando. Sabemos de dónde venimos, dónde no tenemos apoyo y dónde vemos el apoyo de algunas instituciones como el INJUVE”.

También, agregó que el premio “nos ha servido para llegar a más personas, para continuar con algunos proyectos que habíamos tenido en mente, pero no se habían llevado a cabo por cuestiones monetarias o de presupuesto”.

El premio no solo fortaleció monetariamente a Los Changos, sino que les abrió las puertas para que otras organizaciones se pusieran a disposición de los jóvenes “a fin de impulsar otros proyectos que vayan encaminados al trabajo social que impulsamos en 23 comunidades”, explicó el joven estudiante de Licenciatura en Mercadeo.

Además de trabajar en comunidades de San Salvador, Los Changos expandieron su ayuda a municipios de La Libertad por la “situación dramática” que vivió el país tras el paso de la tormenta tropical Amanda y por la pandemia COVID-19, que aún pulula amenazante sobre el territorio nacional.

De acuerdo con Palacios, con la pandemia “re direccionamos nuestro prepuestos, fuimos a los que llaman de primera línea y llegamos como Changos a darles un poco de agua y almuerzo. También nos sirvió para llevar canasta de ayuda humanitaria a los afectados”.

Con mucha satisfacción en su rostro y emitiendo un suspiro, el ganador del premio dijo que “ya casi son seis años desde nuestra fundación que, pese a los altos y bajos continuamos manteniendo intactas, esas ganas de dignificar a las personas, de hacer valer sus derechos, de reconocerlos como el origen y el fin de nuestra misión aquí en la tierra”.

Con el eslogan de la asociación: “Haz el bien sin mirar a quien”, Marvin Palacios incentivó a los jóvenes, “que si quieren organizarse para gestionar ayuda que lo hagan, porque eso es lo que hace peculiar a la juventud, la fuerza y creatividad sus ganas, sus deseos de cambiar a El Salvador desde su trinchera, desde el país donde Dios les permitió que naciera”.

Publicado el 28-10-2020.